lunes, 9 de julio de 2018


         Algunas mujeres occidentales expresan su rechazo a formar parte de la esfera pública según el modelo del trabajador varón guiado por la búsqueda del propio beneficio (la única oferta disponible).    
     Es erróneo e injusto interpretar este movimiento como una renuncia por parte de jovencita timoratas  que se han dejado engatusar por el neomachismo. Se trata de algo bastante más complejo e interesante que una ofensiva para devolver a las mujeres a la cocina usando al niño  y su bienestar como una coartada. Seguramente en este flujo de mujeres que vuelven  hacia el hogar, cabe  detectar componentes regresivos y conservadores, pero también hay elementos radicales  y críticos que sería poco inteligente menospreciar [...]
   
      Lo que el discurso estándar oculta  es que la "normalidad" de las jornadas de cuarenta horas semanales+guardería+ una abuela para los apuros  es no ya mejorable, sino directamente inaceptable.

páginas 69 y 70
Carolina del Olmo: ¿Dónde está mi tribu?
Ed/ Clave intelectual, madrid 2013

martes, 19 de junio de 2018

La séptima función del lenguaje

  
    Simón ve que la joven morena con cara de princesa cartaginesa llega en ese momento con dos amigas, la asiática bajita y la egipcia alta. Un estudiante grita: "¡Cordélia!" La princesa cartaginesa se da la vuelta. Abrazos, efusiones, el estudiante corre a buscarle un gin-tonic. Judith les dice a Bayard y a Simón, aunque este no la está escuchando: "Se comprende el poder a partir del esquema del poder divino de nombrar, según el cual emitir un enunciado vuelve a crear otra vez ese enunciado". Foucault sube del sótano con Hèléne Cixous,  echa mano a un Malibú con naranja y desaparece por algún piso. Judith aprovecha para citar a Foucault: "El discurso no es la vida, su tiempo no es el nuestro". Bayard asiente. Unos chicos se juntan con Cordélia y sus amigas, al parecer muy populares. Judith cita a Lacant, quien habría dicho en alguna parte: "El nombre es el tiempo del objeto"
Laurent Binet, La séptima función del lenguaje
Traducción de Adolfo  García Ortega
Seix Barral, Barcelona 2016, página 318

lunes, 16 de abril de 2018

Todo está por construir



Se dice "el tiempo de los héroes ha pasado", con la esperanza de enterrar junto a él toda forma de heroísmo.
El sueño de la época no es el buen sueño que procura el descanso, sino más bien un sueño angustiado  que os deja más exhaustos todavía, deseosos solamente de volver a él para alejaros un poco más de la irritante realidad. Es la anestesia que requiere una anestesia aún más profunda. Aquellos que por suerte o por desgracia se sustraen al sueño prescrito, nacen a este mundo como niños perdidos.

¿Dónde están las palabras, la casa, mis antepasados,dónde están mis amores, mis amigos?
No existen, mi niño.
Todo está por construir.
Debes construir la lengua que habitarás,
construir la casa donde no vivas solo
y encontrar los antepasados que te hagan más libre.
Y debes construir la educación sentimental
con la que amarás de nuevo.
Y todo esto lo edificarás sobre la hostilidad general,
porque los que despiertan son la pesadilla de los que aún duermen.


Llamamiento; y otros fogonazos
Antonio Machado Libros, 17 jul. 2015