miércoles, 8 de julio de 2015

Karnaval




     Caras y cuerpos, miembros y otras partes, todos avanzando por la larga avenida sin que nada se oponga a su paso. Sigo sin entender que no haya resistencia ni oposición a esa marcha imparable. Toda la ciudad está tomada por esa masa de cuerpos y caras, caras y cuerpos,  caras sin cuerpo y cuerpos sin cara.  Los veo a fogonazos sumándose sin cesar a esa masa creciente que camina en la misma dirección. Se han sublevado contra el estado de las cosas. Han decidido sublevarse contra la ignominia y la injusticia, así lo expresan sus gritos y sus proclamas. No derraman sangre, no siembran la muerte a su paso, no es ella su aliada ni su amiga, al revés de otros movimientos similares de la historia. Luchan por la vida, luchan por sobrevivir, luchan por tener una vida digna. Lo que destruyen son objetos, edificios, vehículos, escaparates, no personas, no cuerpos, si pudieran destruirían  las abstracciones económicas que los humillan y explotan a diario y las instituciones y corporaciones que las respaldan y patrocinan.

Juan Francisco Ferré:  Karnaval,
Barcelona, Anagrama, 2012, pág 142